Pelion, el mejor secreto griego

Pelion, el mejor secreto griego
5 (100%) 1 vote


INTRODUCCIÓN

La península de Pelion es, sin duda alguna, uno de los rincones griegos todavía por descubrir. Un rincón del mundo, y de Grecia, donde todavía se puede vivir y disfrutar del ambiente local sin ser sobrepasado por la masa turística. Un lugar auténtico, donde no faltaran alicientes para toda la familia. Y es que esta península, de unos 45 km de largo por diez de ancho, goza de montañas de hasta mil seiscientos metros que separan las dos costas, creando una riqueza paisajística y una biodiversidad increíbles. Playas de ensueño, montañas (con pistas de ski en invierno), pueblecitos pintorescos, cultura, MAMMA MIA! (si, una parte del film se rodó en estas tierras), gastronomía, productos naturales sabrosísimos y un sin fin de bellezas que más vale vivir y experimentar en primera persona.

¡Un destino a medida para los niños! Mientras qué en la costa este encontramos playas escondidas entre acantilados preciosos (alguna de ellas catalogadas como la mejores de Europa) ideales para el buceo y para pasar un día en familia en el paraíso, las del lado oeste son ideales para los más peques, ya que se sumergen despacito. Con aguas más calmadas y casi sin presencia de otros bañistas, son ideales también para los aficionados al paddel surf. De entremedio, trekkings, pueblos con encanto qué a vuestros peques les va encantar, actividades culturales a medida para ellos, y si vais en invierno o en primavera, ¡mucha nieve!



Nosotros llegamos sin información alguna en este rincón del mundo. Lo hicimos en pleno bullicio turístico entre la primera y la segunda semana de agosto. Y ¡si! Nos bañamos solos en alguna playas cristalinas y en el 90% de la península casi no encontramos turistas. Cada día fue una agradable sorpresa qué os invitamos a conocer.

¿QUÉ HACER EN PELIÓN?

  • PLAYAS

Si vais en verano la gran diversidad de playas que podéis encontrar cumplirá con las expectativas de toda la familia. Y es que la pequeña península de Pelion goza de centenares de quilómetros de playa debido a su zigzagueante geografía. Algunas calas secretas donde nadie más va a llegar son accesibles des de Volos si se alquila una embarcación, aunque si se va en coche las siguientes pueden resultar igualmente muy interesantes.

EN LA COSTA ESTE (de norte a sur)

 En este lado de la costa existen decenas (o centenares) de playas y calas. Nosotros solamente hablamos de las que visitamos, aunque hay muchísimas más. Así que a parte de nuestros consejos os recomendamos hacer una exploración con el “maps”, para encontrar las playas de vuestros sueños.

AGII SARANTA

Esta es una de las playas “explotadas” de la península aunque nosotros estuvimos casi solos durante buena parte del día. Se trata de una larga cala con un par de chiringuitos y montones de hamacas vacías. Aun así, a nosotros qué nos gusta ir por libre, encontramos muchísimo espacio con sombra durante casi todo el día al final de la playa. Una playa perfecta para los que buscan aguas cristalinas, espacio en la sombra, huyen de la muchedumbre y les gusta llegar fácilmente a las zonas de baño.

AGIOS IOANNIS Y PAPA NERO

Este pueblo es ideal para familias que buscan un ambiente más veraniego. Existen montones de alojamientos en este pequeño pueblo donde pasar unos días en calma, hiendo a la playa y paseando por su largo paseo marítimo lleno de terrazas y ambiente. Al final del paseo se puede llegar hasta una de las playas más frecuentadas por los turistas, la playa de Papa Nero.

FAKISTRA

Para los amantes de calas remotas, Fakistra es un buen destino. Quizás es mejor ir a las primeras horas del día, ya que al ser una cala famosa (porque se dice que se ha rodado alguna de las escenas de Mamma mía!) se llena más rápidamente de gente que otros puntos de la península. Aun así es una cala preciosa, aunque mejor bajar con bambas y sobretodo con cuidado si se va con peques.

MYLOPOTAMOS

La playa mas bonita de Pelion. Mylopotamos es un conjunto de dos calas relativamente poco accesibles. A la segunda cala se accede a través del agujero que hay en las rocas, que separan las dos calas y con los pies ya en el agua. Nosotros llegamos sobre las 9 de la maña y tuvimos la playa para nosotros solos durante más de una hora entera. ¡Fue maravilloso! Después se convirtió en el único lugar de la península al que no volveríamos ya que se lleno de gente a más no poder. El color del mar, el fondo marino, las rocas des de las que saltar, y sobretodo la ubicación y el acceso para llegar a la segunda cala… ¡van a enamorar a toda la familia!

KALAMAKI (coordenadas: 39.348472, 23.226303)

Quizás no es la playa más bonita del mundo, pero sin duda es un lugar muy especial (y escondido) al que hicimos parada por casualidad y del que no llevamos muchísimos recuerdos (algunos muy buenos y otros no tan buenos).

Kalamaki es una playa rodeada de inmensos acantilados de roca blanca. Sus aguas tienen aquel color turquesa característico de las fotografías que todos hemos visto de las playas griegas. Aunque el oleaje en esta zona parece que suele ser muy fuerte (o al menos el día que la visitamos) hay una piscina natural que protege a los bañistas de las grandes olas que golpean la costa. En esta piscina (o “marscina” como bautizó mamá kangur) el baño es seguro y de lo más divertido para los peques que pueden observar la fauna marina de las rocas con mucha tranquilidad. ¡Nosotros vimos alguna que otra gamba y muchos cangrejos! Además cuando las olas superan las rocas de la piscina dan un divertidísima ducha al bañista que lo pilla sorprendido. (Evidentemente, a pesar de la protección de las rocas, hay que ir en cuidado una vez las olas superan cierta altura, entonces podría ser muy peligroso).

El baño en la inmensa playa debe ser muy bonito en algún día de buena mar, aunque nosotros pillamos olas muy, pero que muy grandes. Papa kangur tuvo un buen susto al no poder salir del mar durante un buen rato. Y el susto fue peor cuando se volvió a tirar para ayudar a salir a otra persona que no lo conseguía. Al final solo quedó como dos anécdotas, pero hay que ir con mucho cuidado. Para los peques, ¡mejor bañarse solo en la “marscina”!

MELANI BEACH

Algunos hippies y algunos veraneantes plantan su tienda en esta playa quilométrica y pasan el verano allí. En Grecia la acampada es legal, así que muchos se lo toman como un camping permanente. Aun así, esta playa es tan larga que ni siquiera vas a a escuchar a los vecinos de la toalla del lado, que tranquilamente pueden quedar 25 o 30 metros mas alejados en las horas de más afluencia turística. En resumen, una playa enorme y poco frecuentada. Sus contras… El oleaje es mas fuerte en esta zona habitualmente y no hay ni una sombra, con lo cual, recomendamos llegar a las horas bajas del día, ya que si los peques no se pudiesen bañar (como en nuestro caso ya que pillamos mala mar) al menos que no se achicharren por el sol. Llegar a las últimas horas del día también es buena idea para hacer un picnic frente el maravilloso paisaje de esta playa, más bonita de observar que de bañarse en si. Si se viaja en furgoneta, es también, un magnifico sitio donde dormir.

 

COSTA OESTE

 

LEFOKASTRO

Después del oleaje de las últimas playas en la costa este de Pelion, llegamos a las playas de la costa oeste, que mas que playas parecían lagos. Las aguas de este lado de la península son mucho más calmadas ya que quedan atrapadas entre Pelion y el continente. Y Lefokastro es el perfecto ejemplo.

Llegamos de noche a ese tranquilo pueblo de Pelion. No había nadie en la playa y pudimos aparcar a escasos 5 metros del mar. Acampamos 3 días en esta playa ideal para los más peques. Aguas cristalinas preciosas, tranquilas y en las que te puedes meter muy tranquilamente. Un sitio familiar durante el día y bastante solitario por la noche. Ideal para nosotros.

OLIVE BEACH

Bajando por la costa este de Pelion paramos en distintas playas, muchas sin nombre alguno. Simplemente conducíamos y parábamos cuando nos apetecía. Aunque alguna playa quizás estuvo más sucia, en general todas fueron playas estupendas para pasar unos días en familia. Como en Lefokastro, Olive beach y estas otras playas resultan ser un lugar tranquilo, alejado del turismo (a veces puedes llegar estar solo durante horas) con playas de aguas cristalinas y poco profundas. Recomendamos qué cada cual pare donde quiera porque el éxito está garantizado.

TREN DE ANO LEXONIA A MILIES

Pelion no seria Pelion sin su tren. Inagurado en 1895 ese tren unía Volos con algunos pueblos de la península de Pelion a los que antes resultaba casi inaccesible ir. Para los habitantes de Pelion fue una grandísima revolución y aman tanto a su tren que ya forma parte de su propia identidad. Además su construcción, a manos de Ernesto de Chirico, fue una magnifica obra de ingeniería en su época ya que tuvo que superar la complicada geografía de la zona con puentes de piedra, metálicos y túneles. El tren dejo de funcionar en 1971, aunque a partir de 1985 se reconstruyó para darle el uso turístico que tiene actualmente.

A día de hoy, el tren une Anos Lexonia con Milies en un recorrido muy pintoresco de 28km. El tren solo viaja una vez al día (ida y vuelta) y debido al reducido numero de personas que transporta hay que reservar con un par de días de antelación el billete. No hay aglomeración turística pero si que el tren se llena a diario, así que ser previsores para que vuestros peques no se lleven un chasco.

 

PUEBLOS TRADICIONALES Y GASTRONOMÍA

En esta brillante península descubrimos la vida sencilla de la aldeas que gracias a las estrictas restricciones de construcción han salvado a la región de las llagas arquitectónicas que tanto afectan a Grecia. Su arquitectura es generalmente austera de gruesas paredes de piedra y pequeñas ventanas enrejadas que son una defensa contra los inviernos feroces manteniendo una identidad especial y diferenciada del resto del país. Uno de los pueblos que más nos gusto fue Milies, punto final del recorrido del tren, pero también nos gustaron los pueblos de Makrinista, Tsagarada, Zagora y Kissos.

En verano, se llenan de terrazas y bares, pero donde todavía se respira tranquilidad, y los precios para gozar de la gastronomía griega son muy pero que muy asequibles. Además las carreteras están llenas de paradas de agricultores locales con productos de la tierra, desde miel y mermeladas, pasando por aceite y aceitunas, a todo tipo de frutas km0 de lo más deliciosas.

TREKKING

Si bien no tenemos ninguna duda que esta península es tierra de trekkings, nosotros no pudimos realizar casi ninguno. En el primer asalto que hicimos un grupo de cazadores empezó a disparar cerca de nuestra posición, nos asustamos y dimos la vuelta. Al siguiente asalto nos acechó una tormenta al salir de la furgo y no andamos más de diez minutos… Una verdadera pena ya que andar entre el camino de fruteros que habíamos tomado, era una buena oportunidad para trabajar los frutales con la peque. En fin… No os podemos recomendar demasiado, más que garantizar qué en esas tierras abundan muchos caminos (poco explorados por las masas turísticas), con bastantes cuestas para los más exigentes, y muy pero que muy atractivas en todas las épocas del año. En invierno se puede realizar salidas con raquetas o crampones, y en otoño, seguro que podéis llenar la cesta de setas sabrosísimas. En verano, se puede llegar hasta mil calas secretas para vosotros. Os animamos a descubrirlo (y a qué nos lo contáis para cuando volvamos!)

MAMMA MIA


Si sois fans de la película, en esa península se grabaron alguna escenas de la película. En distintas páginas en internet encontraréis las localizaciones. Si vais en temporada baja puede ser interesante, aunque en temporada alta, esas localizaciones son de los pocos puntos de la península a evitar. Nosotros intentamos visitar uno y nos quedamos a las afueras del pueblo intuyendo que no iba a haber sitio ni siquiera para aparcar.

SKI Y OTROS DEPORTES DE AVENTURA

No son las mejores instalaciones del mundo, des de luego, pero si en invierno pasáis por la zona no olvidéis subir hasta Chania. Esquiar con vistas al mar no es una cosa que se suela hacer cada día… al menos ¡no para nosotros!

Alquiler de kayak, BTT, o paddel surf, son algunas de las posibilidades que se ofrecen en los principales puntos turísticos de la península y sin duda alguna un buen sitio para los amantes del diving.  Una buena empresa para realizar excursiones en kayak, bicicleta, en barco o barranquismo y via ferrata es Pelion Scout.

¿DÓNDE ALOJARSE?

Como ya hemos dicho en otros posts sobre nuestra estada en Grecia, nosotros que viajábamos en furgoneta, teníamos barra libre para escoger donde dormir. En Grecia la acampada (en tienda o en vehículo) es legal, así que puedes dormir donde te apetezca. Muchas de las noches en Pelion las dormimos en el Parking de la estación de ski. Durante el día llegábamos a más de 30º en la playa, pero por la noche dormíamos a la fresca… a veces por debajo de los 10º. En Lefokastro también pasamos 3 noches acampados a 5 metros de la playa… En fin, ¡todo un lujo para familycampers y campistas aventureros!

Para los que no llevan su caparazón a cuestas os dejamos un mapa para qué podéis encontrar distintos alojamientos a distintos precios. Se trata de una zona no muy cara dentro de un país bastante asequible, así que hay buenas oportunidades.



Booking.com

¿CÓMO LLEGAR?

La penínusla de Pelion se encuentra a medio camino entre Salónica y Atenas, muy cerca de Volos. Podemos volar a cualquiera de esas tres ciudades, aunque por precio sale mucho más asequible las dos primeras. Una vez allí la mejor opción es trasladarse en cualquier vehículo propio, para ganar autonomía y llegar a los remotos rincones mágicos que esta península ofrece. Así qué os juntamos un par de enlaces para qué podáis consultar precio. ¡Esperamos que sean de ayuda! 🙂

Busca tu vuelo más barato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *