Cómo favorecer la autonomía a la hora de comer

Cómo favorecer la autonomía a la hora de comer
5 (100%) 2 votes

Hace un tiempo habría empezado a escribir este artículo numerando porqué la crianza consciente o respetuosa indica que es bueno favorecer la autonomía en niños. Ahora, simplemente, quiero y me apetece realmente empezar este artículo desde la experiencia de ser madre, dejando de lado cualquier teoría.
Veo a mis retoños hacer las cosas por sí mismos y pienso woah..! Es que están plenamente capacitados para todo ello, y más!

 

  1. ¿Autonomía en un recién nacido?
  2. Introducción de los alimentos
  3.  TIPS para favorecer la autonomía a la hora de comer en niños

¿Fomentar la autonomía en un recién nacido?

Pues autonomía no sería exactamente la palabra, pero si que me estoy refiriendo a ello. Sin entrar en si un bebé toma pecho o leche de fórmula, un bebé SI sabe cuando tiene hambre!

En los años 80-90 se extendió ámpliamente como «saber profundo universalísimo» y recomendación médica, que los bebés debían hacer tomas de 10 minutos de cada pecho cada 3 horas. OMG! Quiero pensar que en aquél entonces quién lo dijo, debía creer firmemente que ésto era lo mejor. Pero realmente ¿y qué pasa si el bebé tiene hambre antes? ¿es que vamos a dejarle con el estómago vacío para esperar que pasen las minutillas del reloj hasta las 3 horas exactas?

Curiosamente, los bebés si saben cuando tienen hambre, y nos lo indican primero con señales (mostrarse más inquieto, mover más piernas y brazos..) luego con más insistencia (chuparse los puños..) hasta llegar el punto de Hey, que te estoy hablando a ti! (que es cuando empiezan a llorar, obviamente de hambre). Además la savia naturaleza ha inventado un sistema dónde la producción de leche del pecho materno va ligada a la demanda que tiene el bebé = cuanto más mama, más leche produce el pecho. Y no sólo eso, sino que el bebé también puede pedir (en plan restaurante, os lo juro!) si quiere leche más rica en grasas o si quiere leche más acuosa para hidratarse.

Me encantaría hacer un post explicando con más detalle todo este sistema, porque realmente es interesantísimo! Pero como no me quiero desviar mucho del tema, a lo que quiero llegar es que sí, desde recién nacidos ya podemos favorecer su autonomía a la hora de comer. Y esto lo conseguiremos escuchando a nuestro bebé, observándolo, viendo y respetando sus tiempos. Dándole el pecho o la leche de fórmula a demanda, es decir, cuando el bebé lo pida, sin atender a relojes ni normas.

Dejemos fluir el instinto de madres y la conexión con el bebé

Introducción de los alimentos

Cuando Li cumplió los 5 meses, nos empezamos a informar sobre la introducción de la alimentación complementaria para al cabo de un mes llegar bien preparados. Pues bien, yo pensaba que solo había un método de que los bebés pudieran comer: Hacer una papilla de un montón de cosas mezcladas y luego convencerles de que eso estaba bueno mientras los distraía haciendo el avión con una cuchara. ¿respetuoso? 0%…

Así que al informarme, leí sobre BLW…

¿introducir alimentos uno por uno para que pueda probar el sabor de cada cosa? uau…!

¿Darles trozos grandes de alimentos para que ellos solos se los puedan meter en la boca? Claro!

¿Ofrecerles entre 2-3 alimentos saludables y que ellos puedan escoger y coger los que prefieran? si!

Como lo dicho anteriormente, no se trata de seguir ningún método, sino simplemente seguir tu instinto. Si el bebé es capaz de coger y comer por si mismo, ¿Porqué lo hacemos nosotros? Él mismo puede escoger qué alimento comer, siempre que le ofrezcamos una dieta sana y equilibrada, y de este modo vamos a fomentar la autonomía. Si tu bebé todavía es pequeño y quieres empezar con la introducción de alimentos, te recomiendo encarecidamente que busques información sobre BLW (baby Led Weaning), y luego encuentres tu equilibrio, lo que te vaya mejor a ti y a tu familia.

TIPS para fomentar la autonomía a la hora de comer en niños

A partir de los 6 meses

Con nuestros dos peques hemos dejado que tengan comida a su alcance y puedan ir comiendo ellos. Con ambos ha sido una experiencia completamente distinta, incluso podría decir que opuesta! Li casi no tenía interés, se cansaba en seguida de la comida (a no ser que fuera brócoli!)… En cambio Lo estaría toooooodo el día comiendo, probando cosas nuevas. Pero para ambos hay 3 cosas que nos han facilitado mucho el proceso de introducción a la comida y poder fomentar la autonomía.

Un plato con ventosas, para poder disponer la comida a su alcance sin que acabe todo por el suelo. Además es completamente ecológico y hecho de bambú.

Un babero al completo para salvaguardar las prendas de ropa. Ojalá existiera un babero para toda la casa, sofá, muebles…

Un vaso de aprendizaje. Nosotros ahora estamos probando este, a partir de los 6 meses. Está hecho con arroz, así que cuando el peque ya no lo use no estaré pensando lo mal que lo hice al comprar uno de plástico. Aunque sí que es cierto que se tiene que tratar con un poco más de cuidado que si fuera de plástico, así que os dejo otra opción que os puede servir para niños más mayores (8meses).
De este modo si lo dejamos siempre alcanzable en el area de juegos y durante la comida, ellos mismos podrán beber cuando tengan sed. Es una cosa muy simple, pero a veces no nos planteamos que pasaría si tuvieramos sed y tuviéramos que pedir agua pero no sabemos hablar ni expresarnos… sería muy difícil ¿no?

A partir de 1 año

A partir del año las niñas y niños empiezan a ser mucho más conscientes de todo lo que les rodea. Un gran TIP para fomentar la autonomía que nos ha ayudado mucho siempre es preparar la comida delante suyo. Normalmente nos sentamos todos en la mesa y vamos preparando todo lo que necesitamos para hacer la comida. Esto les ayuda a descubrir nuevos ingredientes, a empezar a valorar todos los preparativos. No es nada que automáticamente favorezca la autonomía, pero es un paso base para lo que vendrá después. Además a partir del año podemos dejar tenedores o cucharas a su alcance para que vayan practicando la coordinación mano-boca a través de un utensilio.

A partir de 1 año y medio

A partir de esta edad los niños ya pueden entender y participar de los rituales de la comida. Y no estoy hablando de nada espiritual! Simplemente algo como la preparación de la mesa por ejemplo. En este artículo que te enlazo puedes encontrar el tutorial para hacer un mantel individual con siluetas para que tu toddler pueda poner fácilmente la mesa y saber dónde va cada cubierto, plato y vaso. Nosotros los tenemos todos en el salón, a su altura de forma que puedan acceder y cogerlos por si mismos.

Siguiendo con el tema del libre acceso al agua, nosotros hemos puesto un dispensador de agua en el comedor para que ellos mismos puedan servirse cuando tengan sed. Hemos escogido ESTE de aqui ya que es una botella grande de cristal con el grifo en la parte baja, hecho que por la presión del agua facilita el llenado.



Pero también existe ESTA opción; unos tapones que se acoplan a cualquier botella grande de 5-6 L de agua y apretando el pulsador, llenan el vaso. Ambos métodos funcionan muy bien, y favorecen la autonomía a la hora de comer y beber.

 

Otra opción que tenemos y hemos visto en muchas otras casas, es un bol con fruta accesible. Es un tema que ha llevado algún debate en casa, ya que Li no comía casi nada en los platos principales y si comía entre horas, pues todavía menos! Y Lo es un comedor nato, me recuerda a los pandas ya que podría estar todo el día con algo en la boca. Pero de todas formas, indiferentemente de lo que coman durante la comida y cena, si tienen hambre en algún momento del día pueden coger algo de fruta del bol. Es igualmente saludable, y la fruta ofrece una digestión muy rápida por lo que no influye en lo que vayan a comer después. ¿O a caso tu no picoteas algo de fruta cuando te entra el hambre?

A partir de 2 años

Genial! Podemos empezar por preparar sencillas recetas juntos, es momento de ampliar el sitio en la cocina jeje Desde un pan con tomate, a un zumo de naranja, a tortitas de plátano, a una ensalada… La oferta de recetas sencillas para preparar con niños es infinita. Y lo mejor es que como son recetas sencillas, los alimentos no están tan procesados, por lo tanto son más saludables 🙂

Lo primero de todo, y lo que le hace más ilusión a Li: Ponerse el delantal. Nosotros le cosimos uno con retales que nos sobraban de los tejidos de confección de portabebés, pero para Lo vamos a pedir este delantal blanco para poderlo colorear con pinturas para telas (ojo! La gracia y la desgracia de estos rotuladores es que no se van con los lavados, por lo tanto cuando pintéis el delantal poned algún protector debajo para el bien de vuestros muebles)

A partir de los 3 años

Cuando Li estaba a punto de cumplir 3 años integramos algunos utensilios de cocina para preparar recetas, que facilitaran su integración en acciones como el corte de verduras o frutas. Cuando Li prepara las recetas, es más probable que quiera probarlas luego, así que aquí os dejo la lista con algunos de ellos:

Con esta mandolina los niños pueden cortar a daditos las verduras, y sin ningún peligro (aunque siempre con supervisión) ya que se aprieta la verdura con la misma tapa, sin ocasión de poner los dedos.

Nos encanta hacer huevos fritos con estos moldes, incluso tortitas de plátano (un desayuno muy socorrido que hacemos mínimo dos veces a la semana). Ella ya coge con el taburete los huevos que están en la nevera, pone los moldes en la sartén, enciende el fuego y parte los huevos dentro de cada molde. El resultado es realmente apetecible!


Cuando Li tenía dos años empezó a cortar con esta especie de cuchillo, aunque no es bien bien un cuchillo, para la coordinación óculomanual de los niños es más fácil empezar con este tipo, ya que sus manos se alinean directamente hacia donde quieren cortar.

Este fue el primer cuchillo con «más forma» que usó Li, y estamos encantados. A pesar de que es un poco grande, lo empezó a usar a los 2 años largos y al principio cortaba fruta blanda, champiñones… Es genial la forma que tiene de cocodrilo!

A parte de estos utensilios hemos empezado un juego que le encanta para aprender a diferenciar alimentos. Y es que cuando comemos algo, nos pregunta si aquello que comemos hace crecer. Así vamos diferenciando entre los alimentos más saludables (fruta, verdura, cereales, legumbres…) y los más supérfluos (contienen azúcares, procesados, con aceite de palma) los cuales vemos en el supermercado y Li intenta evitar pese a su envasado con múltiples dibujos graciosos, ya que «no hacen crecer» 😉

Poco a poco, todos los niños van adquiriendo su autonomía a la hora de la comida si les dejamos la libertad suficiente para hacerlo ellos solos. Es más, cada día nos van a sorprender con nuevas habilidades.

Esperamos que os haya sido útil nuestro artículo, y si conocéis más herramientas o trucos para favorecer su autonomía, no dudéis en dejarnos un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *