Cómo educar en el NO consumismo a nuestros hijos

Cómo educar en el NO consumismo a nuestros hijos
Vota este post

Índice

Cómo explicar el consumismo a nuestros hijos

Cómo administrar las compras en una casa con niños

Regalos, cumpleaños y fiestas

Cosas realmente necesarias

Minimalismo en casa

Autosostenibilidad en el hogar con hijos

Cómo explicar el consumismo a nuestros hijos

hijo quiere comprar

 

El pez que nada en el mar no es capaz de ver el agua misma.

Estamos tan inmersos en el consumismo, que entramos dentro de él y nos cuesta incluso poder verlo, como si fuéramos este pez que no puede darse cuenta de dónde está viviendo. Por suerte los niños pueden empezar de nuevo si nosotros les ofrecemos otras vivencias diferentes, ellos pueden partir de otra base distinta a la nuestra. Es por esto que debemos poder tomar consciencia de nuestro consumismo implantado y modificarlo lo antes posible, así ellos ya no lo vivirán como un cambio, sino como la forma de vida normal del día a día.

De todos modos, es muy importante poner palabras para tener conocimiento, así que para explicar qué es el consumismo a los niños podemos usar el día a día y mostrárselo. Nada mejor que los ejemplos!

Y para proponer un cambio ya des de el inicio, podemos empezar por explicar qué finalidades tiene el consumismo y porqué ha llegado hasta hoy en día. Con Li ya hemos empezado y tan solo tiene 3 años, pero lo entiende a la perfección. Cuando vamos por la carretera y ve un anuncio dice «Mira, mama, están anunciando un coche, pero ya tenemos uno y no necesitamos un coche». Para ella ha perdido el sentido cualquier anuncio que pueda ver, ya que los sabe reconocer como alguien que está interesado en vender un producto o servicio pero que ella no tiene ninguna necesidad de querer.

Por eso mismo hace años decidimos que no queríamos tener televisión en casa. Es una puerta abierta a vendedores expertos que su único trabajo es crear una necesidad en ti, prometer más felicidad consumiendo aquello que vende la empresa que les contrata. Realmente nuestras necesidades son muy básicas, y desconectando del mundo vorágine es cuando conectamos realmente con nosotros mismos.

Es normal en niños que digan a menudo que quieren tal cosa o tal otra, ven el mundo y les encanta todo (a quién no!). Así que para No promover el consumismo, hemos optado por diferentes estrategias:

  • Antes de decir NO, debemos saber como adultos porqué estamos diciendo NO. Nosotros tenemos nuestras prioridades, igual que los niños tienen las suyas propias, por lo tanto debemos intentar explicarnos con la máxima claridad posible para que puedan entendernos. Si es que NO, por que ya tiene algún objeto parecido que cumple la función; «Ya tienes un vestido ahora mismo en tu armario, ahora mismo no compraremos otro. Tal vez cuando el que tengas te vaya pequeño podemos conseguir otro (comprado o regalado de segunda mano 😛 ) con el que te sientas cómoda».
  • Si es algo que podamos hacer nosotros en casa con materiales reciclados «Veo que te gusta mucho este albornoz. En casa tenemos toallas que no usamos y creo que te podría hacer uno incluso más bonito y a tu gusto. Podrías elegir incluso el color»
  • Normalmente no compramos cosas de plástico por ejemplo, en casa hemos trabajado mucho el tema. Li sabe que todo lo que es de plástico no puede «desaparecer», por lo que el mar y las montañas se están llenando de plásticos. Por eso cuando quiere alguna cosa de plástico, simplemente le recordamos de qué material está hecho, y buscamos alternativas que podamos tener en casa que sean más duraderas y menos contaminantes.
  • Si después de hablar sigue diciendo que quiere «algo», tenemos una lista de «Cosas que le hacen ilusión a Li». Si Li quiere algo en algún momento, lo apuntamos en la lista. Esto no quiere decir para nada que se lo vayamos a comprar, pero a veces para ella es importante simplemente que nosotros sepamos lo que ella quiere o sus gustos, por lo que apuntándolo en la lista a ella le queda claro que nos importa lo que nos dice.
  • Igualmente ella está ahorrando con las monedas que encuentra en casa, así que está estableciendo su propia lista de prioridades, cosa que también es importante.

Cómo administrar las compras en una casa con niños

Estamos haciendo un cambio de consciencia sobre qué y cómo compramos en casa. Una casa (y más con niños) consume muchos recursos si no planeamos eficientemente, así que hemos establecido unos cambios de base que también pueden ser útiles para ti:

No comprar en grandes supermercados

Porque hay demasiados alimentos procesados que llaman la atención (a adultos y niños… ) y que ni son saludables ni son sostenibles. Porque es más caro, así que la economía familiar también queda repercutida. Porque el margen de beneficio de los supermercados es mucho mayor que el de las personas que producen los alimentos. Porque la mayoría de productos vienen envasados en plásticos innecesarios, así que nuestro contenedor de plásticos cada jueves (que es cuando nos lo recogen) está rebosante… Por todo ello hemos decidido comprar lo mínimo posible en las grandes superfícies. Si un alimento no lo vemos en el mercado, no lo tenemos en casa y por lo tanto no lo consumimos.

Comprar en comercios locales de proximidad

ecologismo en niños

Tanto si vivís en un pueblo como en una ciudad, es genial comprar en la frutería del barrio. Conoces a la gente que vive cerca de ti, creas comunidad, favoreces en su economía… Y además los comercios locales suelen saber de dónde proceden todos sus alimentos, por lo que cuando vamos a la frutería del pueblo siempre podemos escoger los alimentos de más proximidad y de temporada. Así le explicamos a Li que no se ha gastado llevando las frutas en barco, tren o camión desde otro país muy lejano. Además a ella le encanta conversar con la frutera, y nos da un montón de ideas sobre recetas.

Comprar ecológico y sin plásticos

menu infantil ecologico

Si tenemos la opción de acceder a una comunidad, tienda, o productor local ecológico es ideal. Los productos ecológicos son mucho mejores para nuestra salud y la de nuestros peques, pero también para el medio ambiente y la salud de la tierra. Además, como muchos productos se venden a granel, podemos usar nuestras bolsas de tela, tuppers o envoltorios de cera de abeja (podéis ver aquí cómo hacerlos con vuestros peques) para comprar, por lo que nos ahorraremos todo el plástico de envasado.

trucos ecológicosAqui tienes 6 bolsas de algodón ecológicas por unos 15€, si haces cuentas de lo que pagas cada vez que vas a comprar y tienes en cuenta que te van a durar muchos años, verás que además de ser una ayuda para el medio ambiente también puede suponer una ayuda para ti.
Aquí te dejamos un enlace para adquirir por unos 17€ tres envoltorios de cera de abeja, por si no te animas a hacerlos tu mismo. Se usa como un papel film pero es lavable y reutilizable. 

 

Siempre que podemos, antes de comer, intentamos dar las gracias por todo lo que tenemos en la mesa. Tenemos por costumbre agradecer a la persona que ha cuidado las plantas que nos sirven de alimento, a la persona que las ha cosechado y llevado hasta la tienda, a la persona que ha horneado el pan… De este modo los peques toman consciencia de que hay todo un proceso detrás del plato que tienen en la mesa. Y es que realmente, la comida tiene mucho más valor del que estamos acostumbrados a pagar. Por eso seguimos defendiendo los productos ecológicos, que pese a que son más caros, es porque tienen el precio real de lo que cuesta cosecharlos.

Regalos, cumpleaños y fiestas

El primer año de Li fue como si un transformer de regalos hubiera estallado en nuestra casa y llenado todas las estanterías… Jordi i yo estábamos agradecidos pero a la vez aterrados! No sabíamos lo que habíamos hecho… Porque era un despilfarro para todos los amigos y familiares, porque había juguetes por todos lados y porque hasta Li estaba como estresada de tantas cosas (no sabía con qué jugar e iba dando tumbos por la casa).

Ahora, con algo más de experiencia, hemos llegado a algunas conclusiones que seguro que pueden ser de tu utilidad.

  • Si hay algo que realmente nos resulte necesario, práctico o nos haga mucha ilusión; organizamos un regalo conjunto. Todos los participantes contribuyen a un mismo regalo, así elegimos solo una cosa (y nuestra pequeña casa no se resiente), sabiendo que es algo que vamos a usar mucho. Además, antes de comprarlo nuevo, buscamos si hay alguien que ya no lo use y a quién se lo podamos comprar. De esta forma le damos una segunda vida a un objeto susceptible de ser tirado.
  • En ocasiones un regalo conjunto ha resultado ser una experiencia, en lugar de un objeto. Y esto también sirve para los adultos, por ejemplo, un regalo para mi madre fue una comida en familia con los niños para poder disfrutar todos juntos. Es algo que perdura mucho más que cualquier objeto.
  • Si no hay nada que veamos que pueda sernos de utilidad en el momento, pedimos a todos los invitados que sobretodo no traigan regalos, o que si quieren traer algo sea alguna manualidad hecha por los peques (collares de macarrones, banderines, pulseritas…) algo muy sencillo y que nos llena de ilusión.

Por otro lado, pese a la insistencia de la sociedad, intentamos huir de celebraciones que han masificado el consumismo. Las más destacadas son las fiestas de navidad, el día de la madre/padre… Es un tema complicado ya que son celebraciones muy tradicionales, pero las familias suelen entender muy bien nuestro punto de vista y por el momento vamos haciendo pequeños cambios para que se conviertan en celebraciones sociales más ecológicas y conscientes. Si quieres ideas para celebrar una Navidad más consciente, pronto escribiremos un artículo al respecto.

Por el contrario, intentamos dar más valor y celebrar los cambios en la naturaleza para conectar más con la tierra. Por ejemplo los cambios lunares, equinoccios y solsticios… Estar atentos a cómo suceden estos cambios nos ayuda a crear un calendario interno más adaptado a nuestras necesidades.

Ropa

Si tenéis la suerte de poder «heredar» ropa de primos, amigos o familiares para vuestros hijos, ya sabéis de que hablo. Hablando ecológicamente, es lo mejor que podemos hacer. Se trata de reutilizar los recursos disponibles ya existentes, por lo que reduciremos el impacto medioambiental.

Sino, siempre podéis buscar artesanos o artesanas que puedan confeccionar ropa del gusto de vuestros peques, y si es usando tejido ecológico y local, mucho mejor!! Y si os atrevís, también podéis hacerla vosotros mismos en casa. A veces no es necesario ni maquina de coser!

Nosotros aprovechamos muchísima ropa, y si queréis darle un aire distinto, se puede teñir en la lavadora mismo. De esta forma va a lucir diferente 🙂 En SanGoogle podéis encontrar un montón de tutoriales diferentes sobre cómo modificar, adaptar o crear ropa para niños.

Minimalismo en casa

Una vez escuché que todo lo que tenemos en casa está ocupando un espacio en nuestra mente.

Sino, trata de pensar qué tienes hoy mismo encima de la mesita de noche. Lo recuerdas ¿verdad? Pues está ahí, en tu mente, usando un espacio precioso que podría ser ocupado con cualquier otra cosa más valiosa. Multiplícalo ahora por los miles de cosas que tenemos en casa. Buffff…. no quiero echar cuentas!

Es muy importante además el espacio visual, sentirnos rodeados de belleza nos hace ser más felices, más acogidos. No estoy hablando de las típicas casas que se han puesto de moda donde todo son paredes blancas y 2 muebles. Pero dentro de nuestro estilo, si es importante tener las cosas justas y necesarias. ¿o no hay muchísimas cosas que no usas dentro de cada cajón? Hora de limpieza!

Nosotros cada vez que hacemos limpieza, vaciamos un cajón y dividimos las cosas en Cosas necesarias, Cosas que no queremos tirar todavía, Cosas para regalar, Cosas para tirar. Las segundas las guardamos en el garaje, y pasado un tiempo si vemos que no las hemos echado de menos, las pasamos al tercer o cuarto grupo. Si hay algo que tenga cierto valor sentimental pero no nos es de utilidad, le hacemos una foto y la guardamos en un álbum de los recuerdos. De este modo podemos acordarnos del objeto en cuestión, pero no ocupa espacio en nuestro hogar.

Para los niños también es muy importante este orden, que sepan dónde buscar las cosas y puedan tener accesible todo aquello que puedan necesitar. Obviamente, que sepan dónde se guarda cada cosa también va a favorecer que ellos solos puedan ordenar. Y como menos cosas tengamos, más fácil!

Además, muchas de las cosas que tenemos en casa no son para nada necesarias. Cuando volvimos de nuestro viaje de 2 meses en furgoneta, alucinamos con nuestra casa. Queríamos volver a vivir en la furgo ya que nuestra casa parecía inmensa, con tantos cacharros que no sabíamos qué hacían ahí. Así que…

Para que entren cosas nuevas, primero hay que sacar las viejas

Autosostenibilidad en el hogar con hijos

Hemos empezado una serie de artículos para que podáis trabajar la autosostenibilidad con vuestros hijos, igual que estamos haciendo en casa. Para ello hemos elegido acciones cotidianas fáciles de cambiar, divertidas para hacer en familia y que pueden realmente bajar nuestro consumo de recursos, plásticos y otros materiales contaminantes, y hacer que nuestros hijos sean partícipes y conscientes.

  • Cómo hacer jabón casero ecológico
  • Tener gallinas propias
  • Cómo reducir nuestro consumo de plásticos: consumir agua con filtro
  • Cómo dejar de consumir alimentos procesados
  • Sustituir los productos de limpieza por productos caseros ecológicos
  • Cómo hacer tu mismo los primeros juguetes para tu bebé
  • Cómo educar en el consumo de agua responsable

Fomentar el amor por la naturaleza

  • Observación de pájaros
  • Observación de las plantas
    • Caduca perenne
    • Las hojas nos hablan
    • Tipos de plantas
    • Germinación y un cuento

El tablón de las preguntas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *