Bosnia con niños

Bosnia con niños
5 (100%) 1 vote

INTRODUCCIÓN

Debido a su historia reciente Bosnia y Herzegovina es uno de los países menos turísticos de Europa, aunque las estadísticas, años tras año, van mejorando tímidamente a su favor… y es que ese recóndito país de los Balcanes es una auténtica joya a descubrir, tanto a nivel paisajístico como a nivel cultural e histórico. Un país, qué por nuestra experiencia, nos pareció extremadamente acogedor y donde nuestros peques fueren muy bien recibidos y muy bien cuidados (incluso mal criados) por todos los sitios qué pasamos. No es extraño qué andando por cualquier calle de cualquier pueblo rural, la gente te pare y te sorprenda con un regalo o una invitación. Aunque al principio desconcierta tanta amabilidad, después uno se percata que es un pueblo con hambre de abrirse el mundo, de recibir más viajeros y de enseñar su patrimonio intentando superar de una vez por todas una guerra qué todavía se siente reciente.

CUATRO APUNTES BREVES DE HISTORIA PARA IR INFORMADO

Habitada des del neolítico, la historia de Bosnia siempre ha ido muy atada a la de sus vecinos. Primero los romanos la incorporaron en la provincia iliria (provincia formada por la actual Croacia, Bosnia y Montenegro) y después formó parte del Reino de Croacia dentro del Imperio Bizantino.

Con la llegada de los otomanos la población bosniana abrazó el islam, ya que los tributos a pagar por la administración musulmana eran mucho inferiores a los que había exigido la antigua administración cristiana. Durante 400 años estuvo bajo dominio turco hasta que en 1878 se anexionó a al imperio Austrohúngaro. 

Al final de la I Guerra Mundial Bosnia se anexiona a la vecina Serbia, junto con otros pueblos de descendencia eslava y crean el reino de Yugoslavia (país de los eslavos). Durante la II Guerra Mundial cae bajo el mando del estado fascista croata, pero tras la derrota del eje y bajo el comando del general comunista Tito, se crea la República Socialista de Yugoslavia. Durante casi cuatro décadas Tito consigue implantar el comunismo y una cierta estabilidad en la mayoría de repúblicas federales. Pero con su muerte y sobretodo unos años mas tarde con la caída de la URSS, las voces nacionalistas en distintas repúblicas entran en confrontación con el pueblo serbio y se celebran distintos referéndums de autodeterminación. Primero Eslovenia se independiza con un conflicto bélico de seis días, después Croacia con un conflicto más largo. Finalmente Bosnia decide seguir la suerte de sus vecinos y tras celebrar también un referéndum declara también su independencia. Los serbobosnios con el apoyo de serbia se enfrentaron a los bosniacos y a los croatabosnios en un conficto que se alargó casi 4 años y qué fue el más sangriento del final del siglo XX en Europa.

Finalmente en 1994 se firmó un tratado de paz y se reconoció la independencia del país, 

aunque su territorio quedó dividido administrativamente para que las diferentes etnias pudieran encontrar cierta paz. A día de hoy las tensiones siguen existiendo entre las distintas zonas, por un lado la República de los Serbios de Bosnia o República de Srpska (a la que cuando se llega uno se percata rápidamente por las banderas que olean en la “frontera” y también porque cambia el abecedario por el cirílico) con una mayoría serbia ortodoxa y por el otro lado federación de Bosnia y Herzegovina con una mayoría bosnia musulmana y una minoría croata y católica.

Nosotros anduvimos mayoritariamente por la zona bosniana, es decir, por la zona de mayoría musulmana y minoría croata. En esa zona lo que más nos impresionó fue la hospitalidad, el laicismo de esas gentes de tradición musulmana que no tienen reparos ni en beber cerveza ni en comer cerdo y, sobretodo, como una mezquita y una iglesia católica conviven frente a frente sin problema alguno …

COMO LLEGAR Y COMO DESPLAZARSE

Se puede llegar a Bosina en vehículo propio y des de casa, como es nuestro caso. Si se opta por esta larga vía, es imprescindible llevar los papeles del coche al día y la carta verde. En la aduana no ponen ninguna dificultad pero si que revisan todos los papeles. El combustible en Bosnia esta a un precio parecido al de España.

Se puede llegar en avión y dependiendo de la zona a visitar es recomendable buscar vuelos a Sarajevo o a Dubrovnik, Croacia. En dicho caso la mejor opción para visitar el país es en vehículo propio, sea cual sea este, ya que la red ferroviaria es prácticamente inexistente y la de autobuses no te puede acercar a las zonas más bellas y remotas del país. En caso de alquilar un vehículo y hacerlo en Croacia es imperativo asegurarse que toda la documentación está al día y comunicar a la empresa de alquiler la intención de visitar Bosnia.

Os adjuntamos un par de enlaces para qué podáis comparar precios de vuelos y alquiler de vehículos para poder empezar a preparar vuestra aventura.

Busca tu vuelo más barato

[/su_column]

¿DÓNDE DORMIR?


Bosnia ofrece muchas posibilidades de alojamiento en los sitios turísticos, aunque dependiendo de la temporada es mejor asegurarse de la oferta existente y de la disponibilidad. Los precios suelen ser mucho más asequibles que en los países vecinos. En cada apartado de nuestro recorrido os adjuntaremos un mapa para ver qué posibilidades de alojamiento existen, os invitamos a echar una ojeada para comparar precios y empezar a preparar vuestra aventura bosniana 😉

¿QUÉ HACER?

Con una superficie un poco mayor que la comunidad de Aragón, Bosnia es un país pequeño, pero que necesita su tiempo para ser visitado dignamente, para poder entender sus gentes y disfrutar de los centenares de paisajes qué nos ofrece. Pueblos amurallados, puentes medievales, mezquitas, iglesias, ciudades con historia, cataratas, ríos y montañas; un sinfín de posibilidades de las que disfrutar en familia y aprender. Aprender de la naturaleza, aprender de los errores del pasado, aprender sobre hospitalidad, aprender sobre religiones y convivencia. Un país al que no le hace falta una “Lonely Planet”, porqué el mayor placer es el de pasear pos sus pueblos y sus calles y dejarte llevar por sus gentes, los “highlights” ya irán viniendo hacía nosotros por si solos.

NUESTRO RECORRIDO

MOSTAR

Empezamos la visita por Mostar ya que después de Sarajevo, es la ciudad más turística del país. A pocos quilómetros de Dubrovnik, Mostar se ha convertido en una atracción de un día para los turistas que visitan la perla del Adriático. Así pues estamos ante uno de los pocos sitios del país donde se acumulan los turistas.

Aun así la visita a la ciudad vale la pena, primero por su encanto y sobretodo por el puente que une ambos lados de los cascos antiguos. A un lado los croatas cristianos, al otro lado los bosnios musulmanes. Entremedio un puente que representa la convivencia entre ambas etnias.

Durante la guerra de Bosnia croatas y bosnios se unieron para echar a los nacionalistas serbios que habían llevado a cabo una limpieza étnica. Cuando lo lograron, los croatas bosnianos intentaron apoderarse de la ciudad y derrumbaron el puente. Los restos del puente estuvieron tiñendo de marrón las cristalinas aguas del Neretva y por eso la gente decía que el río lloraba. Con la llegada de la paz, Mostar acabó siendo un ejemplo de convivencia y en 2004 reinauguraron el puente que volvió a unir ambos lados de la ciudad.

Pasear por sus calles, especialmente en el casco antiguo, disfrutar de una buena comida (a muy buen precio) y bañarse en el Neretva (no adecuado para menores de 14 años debido a la fuerte corriente) son tres de las actividades más placenteras de la ciudad. Pero en la que los peques van a flipar más es viendo a los expertos saltadores bosnianos saltando des del puente de más de 30 metros.

 

BLAGAJ TEKKE


Blagaj Tekke es un monasterio musulmán situado en el Sur de Bosnia. Este monumento nacional esta situado en el nacimiento del río Buna. Es un monasterio Otomano construido en el año 1520, y pertenece a la creencia Dervish. Se trata del monasterio musulmán mejor conservado de Europa y es de visita “obligatoria” si se pasa cerca de Mostar.

STOLAC

Perdidos y bien perdidos, rumbo no sabemos donde y esquivando un par de tortugas despistadas que iban sobre el asfalto tan perdidas como nosotros, llegamos con la última luz a Stolac. Con un ambiente nocturno animado la pequeña ciudad a los pies del río Bregava invitó a quedarnos. Un pueblecito en el que nuevamente iglesias y mezquitas se dan de la mano y donde la población, qué no espera turista alguno, te recibe con los brazos abiertos. Des de bollos, hasta helados, nuestros peques ¡no hicieron una dieta sana a causa de tanta amabilidad!

Stolac es la ciudad más antigua de Bosnia y, como tal, es una ciudad rica en restos arqueológicos. Podemos encontrar la cueva paleolítica de Badanj (14.000 a.C.) y la necrópolis medieval de Radimlja hasta la ciudad fortificada de Daorson del siglo IV a.C. Gobernando sobre la ciudad también podemos encontrar la fortaleza de Vidoska, fundada por el emperador bizantino Constantino en el siglo V. Ese castillo sobrevivió a muchos imperios, incluyendo a los otomanos y los austro-húngaros. Con sus trece torres, fue una de las ciudades mejor fortificadas de Bosnia-Herzegovina, y sigue siendo hasta la fecha la ciudadela más grande del país.

Así pues des del paleolítico hasta la edad moderna, pasando por el neolítico y la era de los metales, Stolac da mucho que aprender para toda la familia. Lamentablemente también hay restos de la edad contemporánea… Solo falta bajar al centro del pueblo y pasear por las calles que no forman parte del casco antiguo. Todavía quedan rastros del horror vivido en forma de metralla y edificios casi derrumbados…


Para finalizar el día una buena opción (tanto si se va en furgoneta como sino…) es acercarnos al autocamp Heaven in Nature donde (por favor, consumid alguna cosa) os podréis refrescar en las cristalinas y gélidas aguas del Bregava. Nuestros peques se lo pasaron en grande en este humilde camping y nosotros pasamos unos magníficos días con el divertido dueño qué siempre tenía muchas ganas de charla.

SUTJESKA NATIONAL PARK

¿Sois una familia activa? ¡Si habéis llegado a Bosnia seguro que si! A si que un buen sitio para quemar energías es el parque nacional de Sutjeska, un sitio ideal para hacer trekkings en medio de una natura salvaje y en un entorno, simplemente alucinante. Y es que en este parque nacional la mano del hombre ha intervenido tan poco que se considera uno de los últimos bosques primarios (vírgenes) de Europa.

En nuestro caso que veníamos de Durmitor (en Montenegro) decidimos no adentrarnos demasiado ya que llevábamos días de montaña y de excursiones, a si que solo visitamos el monumento de la batalla de Sutjeska. Dos monolitos gigantes esculpidos con caras angulares y abstractas, al más puro estilo comunista para celebrar una derrota nazi y a la vez conmemorar las 7.000 vidas que se perdieron en ella. El monumento, sin duda alguna, deja sin aliento, tanto por lo que representa como por la ubicación y su forma.

Des del parque se puede visitar distintas cascadas, subir la montaña más alta de Bosnia (2386m) o  hacer un trekking hasta el lago Trnovačko, un lago con forma de corazón que deja enamorado a todo el que lo ve, (aunque hay que enfilarse un poquito para verlo con la perspectiva adecuada). Algunos des esos trekkings pisan territorio montenegrino.

KRAVICA NATIONAL PARK

Junto con Mostar este es uno de los puntos más visitados del sur del país. Las magníficas cataratas de Kravica son igual de hermosas que sus hermanas croatas (Krka National Park) aunque a ellas acceden diez veces menos de turistas al día y a un precio diez veces también menor.

La mejor opción para disfrutar de ellas es levantarse temprano y seguro que vuestros hijos disfrutaran de los más bañándose solos en un auténtico paraíso. A partir de las once llega bastante gente, pero todavía se puede disfrutar.


Existe la posibilidad de alquilar un kayak para remar hasta casi debajo de las cataratas. Quizás no es el tipo de turismo más respetuoso con el medio ambiente, pero personalmente tuvimos un momento genial al poder acercar a nuestra peque hasta la base de la catarata. De otra forma no hubiésemos podido llegar…

TREKKING UMOLJANI – LUKOMIR

Un bonito (pero duro) trekking para conocer la Bosnia más rural es el que descorre entre esas dos poblaciones donde el tiempo no ha pasado. Una experiencia única, y más si se viaja con peques, para valorar más las comodidades en las que estamos acostumbrados los habitantes del siglo XXI y que esta preciosa zona de Bosnia pareceN no haber llegado.

Un lugar mágico repleto de leyendas, como la del dragón que merodeaba por el pueblo de Umoljani y que gracias a las pregarias de los habitantes se covirtio en piedra. Paseando por Umoljani, que significa (los suplicantes) todavía se puede ver la silueta del dragón esculpida en piedras.

Situado entre Mostar y Sarajevo, y más cercana a esta segunda, es un lugar poco turístico pero con poca oferta así que es importante asegurarse el sitio para dormir. La ruta de entre 15 y 17 km se puede hacer en un día (nosotros solo hicimos un trocito ya qué no era adequada para nuestros hijos) aunque debemos estar seguros que nuestros peques están capacitados (y, sobretodo nosotros para llevarlos a ellos si las cosas se tuercen), y llevar mochila portabebés y agua y comida para asegurar una ruta feliz. No está de más un chubasquero ya que el tiempo (especialmente en verano) puede ser un poco impredecible.

Powered by Wikiloc

 

JAJCE

Si Bosnia es una mezcla de lugares con encanto y otros trágicamente famosos por la historia bélica del país, Jajce puede ser un resumen de todo. La llegada a esta pequeña ciudad es mágica. La arquitectura otomana es casi omnipresente en esta ciudad y rodea una de la cataratas más bonitas, ya no del país si no de Europa. El encanto del pueblo queda remachado con los molinillos de madera que todavía siguen en pie aguantando en la llera o encima del curso del río y de sus distintos saltos de agua. Esa imagen, esa fotografía hace qué en más de un instante hayas de pararte a pensar en que siglo y qué continente estás… Además de los molinillos y las cataratas es interesante una visita a las mezquitas, la iglesia, las catacumbas y el lago Pliva.

Para los más peques hay un par de playas fluviales buenas en las que refrescarse con el agua del río. Especialmente es un buen sitio el auto camp Jajce.

DVAR

Dvar no goza de un encanto especial… La verdad y para ser sinceros, ¡nos pilló de paso! Totalmente de paso… Aunque al final estuvimos tres días y por ese motivo la añadimos en este artículo. No recordamos exactamente como descubrimos un lugar llamado “Etno Selo”. Se trataba de un restaurante en medio del bosque al que resulta que dejaban aparcar la furgoneta y dormir a cambio de hacer una comida en el local, así que fuimos hacia allí.

Ya por el camino de cabras que nos conducía al restaurante vimos que algo especial iba a ocurrir… Un cartel de prohibido ir a más de 120 (en un camino de rocas) nos indico que alguien con una buena sonrisa dibujada en su cara nos esperaba al final del camino. ¡Y así fue! El Etno Selo resultó ser un pequeño negocio familiar (una casita que hacía la función de restaurante y varios bungalows) que pretende acoger al turismo de forma sostenible. Un lugar para el retiro familiar y el descanso. Un lugar hecho con los materiales más simples pero con un amor verdadero hacia el trabajo y el buen gusto.

El «Profesor», el jefe y patriarca del local, daba empleo a algunos exalumnos suyos del pueblo y algunos familiares. Una de ellas hablaba castellano y nos hizo de interprete los tres días que estuvimos en sus tierras.

La comida (5 euros para tres personas aproximadamente) no nos la podíamos acabar y la teníamos que guardar en “tuppers” en nuestra nevera de la furgo. Lo mejor fueron las bolitas de masa con crema de queso «Kolacici u kajmaku» que estaban de muerte. 

Des del lugar se pueden realizar distintas excursiones. Des del mimo restaurante se ofrecen distintas actividades de trekking y paseo aunque nosotros fuimos por nuestra cuenta ya que las actividades no eran adecuadas para hacer con un bebé.

Retrocediendo hacía el pueblo se puede visitar el refugio de Tito y el mueso dedicado a él y a los partisanos yugoslavos que lucharon y vencieron durante la II Guerra Mundial ante el fascismo y el nazismo que llegó a invadir tierras bosnianas. El refugio en si puede ser bastante decepcionante, pero el museo resultó interesante y al acabar la visita la chica de la taquilla se sentó y nos dio una clase de historia bosnia en 20 minutos, de lo más interesante.

UNA NATIONAL PARK

Si la cataratas de Krk tienen unas mellizas bosnianas, las cataratas de Kravica, las cataratas croatas de Pletvice también tienen unas hermanas bosnianas que son casi desconocidas. Hablamos de las cataratas de Strbački buk dentro del Una National Park. Este parque nacional fronterizo con Croacia y a tan solo una hora u hora y media de coche de las cataratas de Pletvice de Croacia, es relativamente desconocido y pocos turistas se acercan a la zona. La entrada es entre 20 y 30 veces más económica que una visita Pletvice. Si bien es cierto que quizás Pletvice puede ser un poquito más impresionante, en el Una National Park vamos a poder contemplar las cataratas des de más cerca. Y aunque este prohibido el baño (igual que en Pletvice), encontramos algunos tramos del río, lejos de las cataratas, donde el baño si que está permitido. Sus aguas son gélidas pero purificantes y cristalinas. Las zonas de baño suelen estar en sitios de aguas tranquilas donde hay muy poca corriente. Aun así hay que ir en cuidado ya que se trata de un río.

SARAJEVO

Cerca de la capital nos dimos cuenta qué quizás a nosotros nos hacía ilusión conocerla, pero realmente para nuestros peques no era ninguna necesidad meterse en una ciudad y empezar a hacer visitas culturales con el calor del mes de agosto… así que decidimos no visitarla. Aun así os adjuntamos un par de visitas guiadas en español que creemos que hubieran sido de lo más interesantes para conocer esa capital balcánica.

 

Y PARA ACABAR… LA VIA DINARICA

Como indica el titulo… ¡no está acabada! La Via Dinarica promete mucho pero todavía esta en fases de prueba. És un largo camino al estilo Camino de Santiago que cruza los Alpes Dináricos cruzando la mayoría de países de la antigua Yugoslavia. Existen tres rutas distintas no muy bien señalizadas pero qué con los años prometen ser un atractivo interesantes para visitar los Balcanes. Se puede realizar a pie y también en bicicleta con algunos cambios en la ruta. Descubrimos esta via en el Etno Selo y estamos ansiosos de que nuestros peques sean mayores para realizarla ya que la belleza de los sitios qué cruza es espectacular. No la hemos hecho todavía, pero creemos necesario informar de este proyecto en creación que puede ser muy prometedor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *